Encanto es la palabra que mejor define nuestro establecimiento. El refinamiento, el buen gusto y el cariño del matrimonio Tétard, desde más de 35 años, están presentes en cada detalle. La antigua finca mallorquina de unos 200 años es el alma del edificio y su espíritu rústico se ha mezclado sabiamente con un lujo sencillo y pleno de buen gusto.
Todas nuestras habitaciones conjugan buen gusto, refinamiento y confort.

Acceso a internet gratuito desde nuestro pequeño salón.